Presentamos en Salamanca el megaproyecto de una de las mayores fábricas de pienso en España

Número 1 en tecnología y la 3ª fábrica de piensos más grande de España

El lunes se presentó en el Parador de Salamanca, ante autoridades, cooperativistas, entidades financieras y gente del sector, la nueva fábrica de piensos que se instalará en el polígono agroalimentario Dehesa Grande de Vitigudino, para la empresa Cuperal, en el que Arram Consultores se ha encargado del diseño y elaboración de los proyectos.

Un proyecto con una inversión superior a los nueve millones de euros y una previsión de crear un centenar de puestos de trabajo directos.

El acto contó con la participación del presidente de Cuperal, Narciso Crespo; del alcalde de Vitigudino, Germán Vicente; y Amador del Molino, miembro de Dehesa Grande.

El presidente de Cuperal inaguró el acto contando los orígenes de Cuperal, que fue fundada en 1984, pero hasta 2013 no fue cuando ceden la fábrica a Crespo Villoria que en 2014 compra sus acciones y le deja el mismo nombre. Desde entonces, esta empresa «ha innovado y conseguido estar al lado de agricultores y ganaderos» con almacenes en varias comarcas. Así mismo, Villoría destacó los motivos por los que han elegido a los profesionales que les rodean, destacando a Arram Consultores, «hemos elegido a la mejor ingeniería por su experiencia nacional e internacional, después de investigar para buscar a los mejores profesionales»

De la misma manera, el Alcalde de Vitigudino apoyó la acertada elección de la Ingeniería así como la inovación del proyecto, al conocer uno de los trabajos llevados a cabo por la ingeniería Arram para la empresa Veravic, encargada de la producción dentro del Grupo de Gestión y Desarrollo Avícola VMR.«Ví un proyecto similar en Cáceres y me pareció espectacular» 

Contará con un sofisticado sistema de gestión y control para garantizar la calidad

Las instalaciones cuentan con dos edificios (la fábrica y otro destinado a oficinas con una zona comercial), que ocuparán el 40 por ciento del terreno, el cual tendrá una superficie total de 21.150 metros cuadrados.

Además, dicha tecnología permitirá «garantizar un alto nivel en materia de seguridad alimentaria, lo que permite obtener unos productos de calidad».

Una fábrica que realizará el control de los productos para garantizar la salud, puesto que la finalidad es que los animales que forman parte de la cadena alimentaria humana cuenten con el alimento más sano.

En este sentido, hay que señalar que las instalaciones contarán «con un sofisticado sistema de gestión y control, conectado entre sí, que supervisa de manera sencilla cada parte del proceso, registrando todos los movimientos de los materiales y garantizando la trazabilidad de los mismos»; sistema que «permitirá conocer en todo momento el origen de cada ingrediente que forma parte de cada producto». 

 

¿Qué beneficios aportará a la zona de Vitigudino?

Con una «infraestructura competente, Crespo Villoria ya podrá llevar  «el mejor producto y más barato a toda España», destacó el presidente de Cuperal, que recalcó que con estas instalaciones será la tercera fábrica de España en tamaño pero la primera en tecnología.

Y acabó su intervención señalando que se trata de un «proyecto prometedor y creativo», a la vez que «ilusionante», en el que también estarán implicados los dirigentes políticos, las cooperativas, las entidades financieras... y todos para «sacar adelante un proyecto en beneficio no sólo de la comarca y de la provincia, sino de todo el país».

El alcalde de Vitigudino, Germán Vicente, habló de los beneficios que este proyecto supondrá para luchar contra la despoblación, en una comarca que ha pasado de 30.000 habitantes a 15.000, donde el envejecimiento cada vez es mayor, por lo que se necesita una inyección para poder seguir adelante, y eso es lo que supone Cuperal, cuya «fábrica sacará de la atonía a la comarca», puesto que se trata de un proyecto que beneficiará no sólo a Vitigudino sino a toda la comarca, donde se creará empleo, porque al centenar de puestos de trabajo directos habrá que sumar todos aquellos indirectos que generen las empresas que presten servicios a esta fábrica de piensos, como son las de transporte, mantenimiento, suministros de materias auxiliares, etc.

Amador del Molinorepresentante del grupo cooperativo ubicado en Vitigudino, destacó que se ha llegado a un acuerdo con Cuperal, que será bueno para «los que estamos dentro, pero también para los que están alrededor»; un proyecto en el que, como recalcó, no sólo se necesita a las entidades financieras, con las que se contará, sino también a las administraciones, porque para llegar a la fábrica de piensos se necesitarán calles e infraestructuras y ayudas para ponerlo todo en marcha. Y concluyó señalando que «como cooperativistas y ganaderos, es muy bueno tener esta fábrica al lado de casa», por lo que espera que en año y medio ya sea una realidad y esté funcionando.

 

 

Imágenes relacionadas

20160418-115543.jpg 20160418-115715.jpg 20160418-121054.jpg Fábrica_pienso_alimentacion_animal_salamanca Fábrica_pienso_alimentacion_animal_salamanca2 Fábrica_pienso_alimentacion_animal_salamanca4 Video-fabrica-piensos-cuperal-ingenieria